Storytelling: El arte de contar historias

Las conexiones de humano a humano son el corazón y el alma de todo negocio porque al final del día, siempre estamos tratando con personas y hay que proveer soluciones a aquellos problemas de sus clientes, aliviar sus puntos de dolor y proporcionar buenas experiencias. Los ingresos vienen luego como consecuencia de un modelo de negocio sólido y una experiencia positiva para el cliente.

Contar historias es una poderosa herramienta para la construcción de relaciones. Es un concepto que une a las personas y los mantiene comprometidos, no importa en qué lugar del mundo se encuentren.

Las buenas historias dan grandes voces a las pequeñas empresas, por eso es de misión crítica que las empresas se tomen el tiempo para desarrollar su historia que genera compromiso y confianza.

En Internet, el diseño, la narración y la comercialización van de la mano ya sea que esté produciendo un post para el Facebook de su negocio o para la página web, siempre necesita captar la atención del público poniéndose en el lugar de sus clientes.

Precisamente, en ésta época los consumidores viven una sobrecarga de publicidad y los vendedores están constantemente compitiendo por su atención y lo más probable es que si haces lo mismo, tu marca será enterrada bajo los mensajes de spam.

¿Cómo se puede hacer que tu marca destaque? – Contar Historias.

Tu marca debe dar prioridad a la narración pues contar historias es una herramienta útil para:

  1. Conectar emocionalmente y despertar interés en tu público objetivo.
  2. Contar tu historia de marca de manera convincente y efectiva.
  3. Activar la imaginación de tu comunidad, entretener y despertar su lado más emotivo.
  4. Generar recuerdo de Marca, que cuenten tu historia y la compartan.

Tu historia tiene que crear interés porque resuelve un problema que tiene tu público objetivo.

Contar una Historia de Marca – ¿qué es exactamente?

Contrariamente a la creencia popular, la narración de la marca no es acerca de su empresa. Se trata de sus clientes y el valor que obtienen al participar con su producto o servicio. Las más poderosas historias de marca son los que dan prioridad a los clientes como las estrellas. Piensa en su empresa como un personaje secundario. Contar historias es algo que hacemos de forma natural todo el tiempo.

De la misma manera, podemos  hacernos otra pregunta: ¿Por qué no dejar que tus clientes cuenten tu historia? Muchas empresas que hacen uso de este enfoque efectivo, por ejemplo “Salesforce” aloja vídeos de éxito de clientes en su página de Pinterest.

Olvida la Comercialización.

Olvidar la comercialización es la clave para la comercialización exitosa, dejar de pensar como un vendedor. Deja de de vender tu producto y  en su lugar, céntrate en el desarrollo de interés humano. Respóndete a ti mismo: ¿Por qué la gente debe preocuparse por lo que tu empresa tiene que decir? Esto significa ser persuasivo y apelar a sus emociones.

Punto Clave.

¿Quién define tu marca? La definen tus clientes. Estudia y realmente entiende lo que dicen de ti. Identifica patrones, y mantén estos conceptos tan cerca de tu corazón. Las historias de marca deben tener como personaje principal a tu cliente y comunicar la personalidad de la marca en el centro del escenario. Si tienes una Página Web o una Fan Page de Facebook o una cuenta de Twitter, busca trasmitir tu “Propuesta de Valor” a través de una historia que se siente en todo tu sitio Web y que muestre al mundo toda la capacidad de tu empresa. En nuestra próxima entrega estaremos proporcionando una herramienta para poner en práctica el arte de “Contar Historias” en tu propia Página Web.